miércoles, 19 de marzo de 2014

La traición

Lo sé, te traicioné. Esperé a que te distrajeras para clavarte un puñal en la espalda. Esa espalda fuerte y musculosa… Te lo enterré de una sola vez, para que no te doliera tanto, pero lo suficientemente profundo para dejarte una herida que te recuerde siempre a mí.

Ahora dices, consternado, desgarrado, malherido, que te he decepcionado, que ya no sabes quién soy. Y es cierto. No me conoces. Porque si me conocieras, sabrías que, desde que entraste a mi vida, hay surcos en mis mejillas por el paso continuo de ríos de agua salada. Sabrías que te esperé cada noche, como el suelo desértico espera a que la lluvia moje sus entrañas.

Si me conocieras, sabrías que te hablé como si me comprendieras. Que te comprendí cuando me mentiste. Te mentí cuando dije que no te quería. Y te quise aunque no lo merecieras.

Y es que si realmente me conocieras, sabrías que esta no soy yo, porque no siempre estuve loca, sino que me volví loca de amor.

Mas si a verdades vamos, cariño mío, la verdad es que de no haberme dado la espalda, no habría puñalada. Pero la culpa no es tuya, la culpa es mía por no decir lo que iba a hacer y hacer lo que dije que nunca haría.

7 comentarios:

  1. "...y me gusta cuando de algo triste o duro, puedo escribir algo bonito"....!

    Está increíble hija... me encantó. Profundo, hermoso... y muy .humano!

    ResponderEliminar
  2. Respuestas
    1. ¡Qué gusto, Jessica! A mí me encanta lo que tú escribes :)

      Eliminar
  3. Me encanta cómo proyectas! :) felicidades!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias, Martha! Saludos, ojalá sigas visitando el blog :)

      Eliminar
  4. Lo leo una y otra y otra vez.... y me gusta más hija!!!!

    ResponderEliminar
  5. Hola Fernanda, cómo te va? Te leo con mucha frecuencia aunque la verdad, nunca lo había hecho por aquí. Está muy padre este proyecto. No lo dejes :) quise comentarte, justo en esta entrada por que me encanto. Muchas veces leemos sólo eso que va con lo que sentimos en el momento o cuando algo nos gusta mucho es porque en realidad nos "dio justo en el clavo". Y me da una grata sorpresa poder decirte que sin identificarme un poquito, porque nunca he estado en la situación que tus palabras describen, este post me robó el corazón!!! Con tus letras me llevaste a sentir que sería traicionar a quien más amas e imaginar porque razones lo haría. Estoy contenta de haberlo encontrado porque me encanto, de verdad. Escribiste muy profundo y elegante. Te deseo éxito en lo que venga. Ana Karen Barraza. @barraza_ak

    ResponderEliminar